El cornicabra es un arbusto propio de la región mediterránea catalogado “en peligro” en nuestras islas, lugar donde es muy rara y su distribución dispersa. En Baleares, tan solo vive en la isla de Mallorca, concretamente, en las grietas de la zona central Sierra de Tramuntana.

Es una especie emparentada con el lentisco (Pistacia lentiscus) y ambas tienen las hojas compuestas y un aroma resinoso muy característico. Podemos diferenciarlas porque el lentisco tiene un número impar de folíolos en sus hojas y además, estas caen en otoño, ya que se trata de un caducifolio de invierno.

Se trata de una especie dioica. Florece en primavera y sus frutos maduran en otoño, unas drupas rojizas que se han utilizado en las culturas mediterráneas para obtener aceite o como alimento. Ahora bien, si algún recurso importante se ha obtenido de esta, este es su resina, conocida como trementina y utilizada desde antaño por sus propiedades medicinales y para la obtención de lacas y barnices.